PATEADA 191


                                                                                                                                                                       

 



         5  de septiembre 2015                             Pateada nº 191

Circular de Coles  ( Orense )

                                            
 
 
       







 

 

Salida:

Bar “ Almas Perdidas” (baixo o pavillón polideportivo do Berbés) ás 9 h.

Recorrido:

 Circular,  21  kms aproximadamente                   

Duración :

7 horas.

De Intereses:

Paisaje, con zonas de fragas y bosque autóctono .

Dificultade:

Fácil.

Organizaçao:

A la vuelta hay posibilidad de relajarse en las termas de Outariz, en Orense.

Cervezas como siempre.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CRÓNICA PATEADA 190


Franqueira (A Cañiza) 08/08/2015
 

A las diez, ya teníamos las mochilas al hombro. Salimos del mismo pueblo de La Franqueira. Estrenamos las botas en un entrañable camino que aun retenía la suficiente humedad para dejarlo casi intransitable. Catorce pares de botas y Cobi, pasaron zigzagueando como pudieron. 

Salimos a un sendero ancho y polvoriento. Cuando llevábamos un buen trecho, una vocecita en off nos dice: ¡Eh, que nos hemos colado! ¡Que había que desviarse más atrás!

Retomamos la senda de las cruces. Tres enormes cruces marcaban la dirección a seguir. Para hacerlo menos duro, el camino estaba marcado como si hubieran puesto de molde del camino una “Z” seguida de otras. 

Ya en las alturas, a poco más de mil metros de altura, nos encontramos la cruz mayor, que presidía la cumbre. Poco pudimos contemplar ni la cruz ni las preciosas vistas. Soplaba el viento como si estuviese molesto con nuestra presencia. 

Nos dirigimos a “O Coto da Vella” que no es más que un escondrijo de la imagen de la Virgen, donde la achantaron en el siglo VII, ante el temor de que los sarracenos la profanasen. Debió colárseles un espejo, pues pasados los años, una anciana vio salir una luz de las piedras y la curiosidad hizo el resto. 

Retrocedimos sobre nuestros pasos y tomamos el sendero histórico “O camiño da Raiña”. No sabemos qué fue antes: el pájaro o la reina. El caso es que Doña Urraca tomaba este camino para desplazarse desde sus tierras en Castilla hasta la Franqueira de paso a los castillos de Villasobroso y Salvatierra. 

Sobre la una, llegamos al punto inicial del círculo del sendero de las “fragas e levadas dos ríos Calvo e Deva”. Bajamos por la izquierda, por una ladera perfectamente soleada. Se decide esta dirección para disfrutar la sombra del bosque para por la tarde. 

Pasaba de la una y media cuando nos encontramos con el molino del Arendo frente a un parque infantil que despertó algunas añoranzas. Alguno intentó sin mucho éxito columpiase, pero el ancho no era el adecuado. Quien sí disfrutó del agua del molino, fue Cobi, que se acostó en el regato para refrescarse. 

Seguimos bajando hasta el Río Oulo y seguimos sus orillas. Pasada la central eléctrica, cruzamos el río pasando sobre unas rocas. Seguimos hasta un pueblecito llamado As Caldas. Volvimos al río en cuanto pudimos. Cruzamos el puente Lain subimos por unos campos de labradío hasta el Mesón Playa Fluvial, donde nos esperaban las cervezas frías y unos cafelicos. También hubo tiempo para refrescarse los pies y echarse una cabezadita. 

Después de casi una hora, volvemos al río. Llegados a una poza, algunos congostreños decidieron darse un chapuzón. Los demás continúan con paso lento para dar tiempo a ser alcanzados. Se necesita reservar fuerzas, pues comienza la subida de todo lo bajado durante la mañana.

En el pueblo de Cachete, en un recinto de festejos llamado O Feirón, nos encontramos. La emoción y el recogimiento motivó que uno de los congostreños se arrodillase para pedir una foto de grupo. 

Después de unos metros de asfalto, nos adentramos en el Camino de los Difuntos (vete tú a saber por qué lo llaman así). Este camino los lleva a atravesar la “Fraga do río Calvo” donde el tiempo se detiene y la vida fluye con toda su energía. 

Visiblemente cansados, llegamos sobre las seis y media al cruce donde comienza la derivación “Coto da Vella”. Seguimos subiendo hasta la fuente del pueblecito de Formigueiros. La fuente “tiene vida propia”. Cuando bajamos por la mañana, apenas desprendía unas gotas, ahora viéndonos sedientos, emanaba un buen chorro, pero en realidad era un parroquiano que estaba llenando la piscina y que de no ser por el "tío de la vara" aún seguiría desviando  la fuente para él solo. 

Según un vecino, nos quedaba poco más de dos kilómetros hasta las cervezas de final de etapa. Esto animó a los  "locomotoros" que se adelantaron dejando a los rezagados atrás., que tuvieron que conformarse con las cervezas medio caliente del  único bar que había, casi tan antiguo como la Virgen de la Franqueira, y que no esperaba una avalancha de tantos fieles cerveceros,   sólo había cerveza fría para los primeros, los demás tenían que esperar a que el congelador las enfriase algo.   Las tapitas consistían en cuatro patatillas y seis aceitunas. Un generoso congostreño, encarga unas lonchas de jamón,  la señora dice que va a buscarlo a casa y cuando todos esperaban que trajera un buen jamón de la zona, aparece con una bolsa de jamón envasado al vacío de las pésima calidad, eso si,  esto despierta la generosidad de la tendera que viene plato en mano ofreciendo más patatillas y más aceitunas.  


Desde aquí… cada mochuelo a su olivo.


¡Hasta la próxima! Abur…                                                                            



 

 

 

 

FOTOS PATEADA 190




FOTOS PATEADA 190


Cortesía Manuel Hermida

CONGOSTREÑOS EN PIRINEOS



GRACIAS A LAS AMISTADES DE SILVIA HEMOS PODIDO CONOCER LOS PIRINEOS,CONCRETAMENTE, EL VALLE DE ORDESA Y MONTE PERDIDO, GUIADOS POR LOS "PATAS NEGRAS" VASCOS, RAFA Y JULIO, QUE AMABLEMENTE Y CON BASTANTE PACIENCIA, NOS HAN MOSTRADO UN POCO DE LO MUCHO QUE ENCIERRA ESTE GRANDIOSO MACIZO MONTAÑOSO. LA TOMA DE CONTACTO ESPERO QUE SIRVA PARA FUTURAS RUTAS CON EL RESTO DE CONGOSTREÑOS QUE PUEDAN ACUDIR.

CRÓNICA PATEADA 189



Serra do Cando. Río Seixo (Cerdedo) 11/07/2015



Esta vez salimos muy puntuales. El camino nos llevó una hora justita. Diez minutos los preparativos para salir. Trece congostreñ@s salimos y conseguimos volver todos mucho más cansados pero contentos.

Salimos cruzando el corazón de Cerdedo, justo por el camino que va a la iglesia, por donde volveríamos a salir varias horas después. Esta entrada nos comunicó con la zona de cultivos cruzada por la Avda. Frei M. Sarmiento que les da servicio. Cruzamos la carretera que va a la escuela de parapente y nos encontramos con un rebaño de vacas. Se miraban unas a otras sin dar crédito. ¿A dónde van estos sin paracaídas ni avión?

Nos adentramos en zona de monte repleta de tojo y helechos. Después de una subidita por un riachuelo tuvimos que hacer un reagrupamiento. Una carretera asfaltada nos llevó a un pueblecito donde vimos a un único habitante, al que saludamos, y aprovechamos para reponer agua en la fuente del pueblo.

Senderos de servicio y corta fuegos nos guiaron durante unas horas. Desde las alturas, se podían contemplar los pueblos de Cerdedo y alrededores.

Pasaba de las doce cuando divisamos un árbol que utilizan las vacas para rascarse y quitarse las garrapatas. Su sombra nos pareció un buen lugar para tomar el plátano. Pocos metros más arriba estaban las usuarias del árbol mirándonos con extrañeza.

Con el estómago lleno, nos dirigimos a la zona de los molinos. En su área de influencia se encontraba la Cruz do Seixo. Sobre sus rocas, contemplamos todos los alrededores. Nos quedamos tan prendados, que no escuchamos al guía cuando avisó que se marchaba, ni tampoco lo vimos alejarse. Cuando despertamos del letargo, nos preguntábamos unos a otros por el guía.

Ya “desfacido el entuerto”, nos dirigimos a una coqueta capilla. La primera intención era comer en los bancos de piedra de la capillita, pero hacía sol y parecía mejor idea esperar unos kilómetros más y comer a los bordes de una poza del río, a la sombra.

De camino a la poza, visitamos una estructura antigua dedicada antaño a la comercialización de la nieve, lo llamaban nevera. Consistía en una construcción de piedra protegida del sol. Lo llenaban de nieve y lo pisaban hasta convertirla en hielo, luego lo serraban en barras y lo vendían.

Sobre las tres y cuarto llegamos al Centro de Interpretación de Seixo. Por allí pasaba el río que ofrecía la posibilidad de baño y relax. Allí comimos los bocatas, y los más calurosos se bañaron en las pozas. Más de una hora nos llevó la actividad.

La parte más  bonita quedaba por recorrer. Bajamos por el margen del río hasta una gran poza. Por los gritos no sabría decir si se lo pasaban bomba o si es que estaba fría el agua. Casi media hora nos llevó el chapuzón.

El resto del camino transcurrió por un frondoso sendero que seguía rio abajo. Pasamos por la coqueta capilla de Sta. Catalina, pero no despertó mucho interés. Más interés despertó una vecina del mismo pueblecito de Lourido. Al vernos intentar llenar las botellas en una fuente  que salía caliente debido a la exposición al sol de sus conductos, nos ofreció llenarlas con agua de su casa. ¿Se puede? ¡Hasta la cocina! Fueron repetidas hasta llenar la última botella. El agua de su propia cocina fue ofrecida desinteresadamente. Incluso nos contó la historia por la que fue trasladada desde Bueu hasta aquella casita.

Quedaba la Capilla de San Antón y un puente romano entre nosotros y la cañita. Paramos en la Capilla para reagrupar. Algunos todavía tenían víveres: manzanas, plátanos, chocolate con leche, chocolate negro… solo faltaban unas latas de fabada y unas cervezas.

Las cañitas nos las sirvieron en la terraza del Bar a Rampla, en el mismo centro de Cerdedo.





Desde aquí… cada mochuelo a su olivo.

¡Hasta la próxima! Abur…

FOTOS PATEADA 189