PATEADA 199



EN EL ENLACE CON  WIKILOC  DE   ESTE BLOG,  COLUMNA DERECHA DE LA PÁGINA PRINCIPAL,   SE PUEDE VER LA RUTA.

CRÓNICA PATEADA 198

Paredes de Coura (Portugal)  23/01/2016


Esta vez salimos todos del Almas Perdidas, unos veinticinco. Casi un tercio del grupo eran nuev@s congostreñ@s. Quedamos en una rotonda portuguesa, custodiada por unos guardiñas. De allí hasta el punto de partida, fuimos en fila india, Como si fuese un “jeque” y su escolta. Aquí no cabe la arroba porque no hay ”jequas”.
Nos pusimos en marcha, con las mochilas y las botas, sobre las diez y veinte. Había buenos presagios. Unos incluso prometían buen tiempo, otros lo afirmaban rotundamente.
El encargo se había hecho por internet a la proveedora nacional portuguesa de “climatología, bien estar y tiempo libre”: Tres raciones de sol, dos de brisa, una de niebla, y si les quedaba algo, pues un poco de chirimiri.
Con los recortes, en la proveedora deben estar utilizando el traductor de google y nos dieron: niebla para aburrir, tres raciones de brisa, llovizna casi toda la mañana, y por la tarde el sol que les había sobrado de otros pedidos.

Atravesamos una pequeña población, Giesteira, creo que se llamaba. A la salida tomamos un sendero en dirección a Túmio – Bico, que atravesaba un bosque de robles. El camino hecho una pena. Estaba lleno de grandes charcos y barro. ¡No te lo perdonaré jamás, Manuela Carmena!
El bosque resultó ser de gran belleza. Contaba con pinos bravos, cedros, abedules, acebos, robles, castaños, etc. El suelo estaba alfombrado con las hojas de estos árboles.

Allá por las once y media, como si se tratase de un ritual, unos cuantos congostreñ@s se metieron dentro de un círculo constituido por árboles plantados con no se sabe qué cometido. Ronroneaban y parecían tener los ojos cerrados, como en trance. No entraban más porque no cabían. Uno de fuera del círculo preguntó a qué se debía ese agrupamiento. Uno de dentro contestó que se encerraban allí para acumular fuerzas de la naturaleza, que tales fuerzas se concentraban allí dentro y se podían sentir si se cerraba los ojos y se concentraba. El de fuera, dijo: ah, yo creía que eso es una cuadra y ahí guardaban las crías del ganado para protegerlas de los lobos, pero vale. Por supuesto nadie lo creyó, pero fueron saliendo más rápido de lo que entraron.

En unos metros más, nos encontramos con la casita del guardia forestal. Se mantenía en buenas condiciones, por lo menos por fuera. Estaba dotada de un horno en el exterior que podía hacer también de churasquero. También contaba con una fuente de agua no controlada. ¡Una maravilla!
Rodeamos la casita, curioseamos dentro del horno y continuamos por la arboleda de los alrededores y nos topamos con… ¡otra casita! No era otra, era la misma vista desde distinto punto. Era una prueba de orientación y reconocimiento del entorno para el grupo,  aún así algunos no se enteraron.

Continuamos por un sendero enlamado marcado por vigas de madera a modo de acera. También Carmena había tenido que ver en su estado lamentable.

En un lugar más o menos seco dimos respuesta a un pesado que no hacía más que preguntar ¿Cuándo se come? Tomamos el plátano los que lo tenían, los demás no.
Ahora toca sendero de tierra hasta el puesto de vigía y el mirador del parque Merendas. 

El sendero se tornaba aburrido. Las vistas se ocultaban con la niebla. La gente se relaja, por lo que, en un desvío no suficientemente visible, la retaguardia se cuela. ¡Apurad el paso que no los vemos! Dice una voz. El paso no se apura y se dan cuenta que están perdidos.
Se contacta por teléfono con el guía. Menos mal que las ondas hertzianas no necesitan visibilidad. También fue necesario utilizar el reclamo del cabrero para llegar a contactar: ¡Eieeee! ¿Onde andáis?.
Reunidos todos en la torre de vigilancia,  algunos se subieron para ver la niebla desde más cerca, luego bajamos todos hasta el parque Merendas y allí había un mirador para mirar más niebla.

Como la lluvia amenazaba y la niebla se reía de nosotros, nos piramos hasta “O Lameiro das Cebolas”. Se trata de un pantano (turfeira) en estado de recuperación, un foco importante de la biodiversidad y hábitats únicos para muchas especies de flora y fauna selectas en términos de especificidad ecológica. Alguna apuntó que se llamaba así porque tienes que ir quitando capas de ropa a medida que subes.

En este entorno propicio para el avistamiento de aves, se ha instalado una caseta de madera con ese fin. Como la curiosidad mató al gato, en este caso no lo mató, solo le proporcionó un buen dolor de culo a una congostreña veterana que fue a curiosear, al resbalar en la madera  con moho de la rampa de acceso.

El misterio te empapa los huesos, casi más que la niebla mojada. En un arbolito del camino, nos encontramos con un escrito clavado, como los antiguos edictos del señor alcalde. Hablaba sobre un curioso grillo verde que sabía silbar. Era el asombro de los demás que “só sabían cricrilar”. Se para mucha gente a leer y fotografiar el escrito.

En el transcurso del camino, aparece la Represa – Rio Mau. A unos les hace ilusión saltar el canal de desagüe, otros lo rodean por el sendero la parte contraria.
No muy lejos del charquito, en el “Castro de Cristelo”, tomamos posiciones para comer el bocata. Casi todos seguramente llevaban chocolate y no querían compartirlo, a juzgar por la separación de cada grupo unos de otros. Hacía fresquito y la niebla se había disipado. Comimos prontito y salimos pitando hacia el mirador del Merendero, a ver si podíamos ver algo ahora.

Por el camino encontramos figuras caprichosas que dibujaban los árboles en su paso por alcanzar el sol entre los demás. Un brazo musculoso fue muy fotografiado, también esqueletos de madera cargados de líquenes.
Ahora sí, conseguimos espantar a la niebla y el mirador gozaba de una vista, envidia de cualquier oculista. Hicimos la foto de grupo de rigor con el fondo en el infinito.

De regreso cruzamos el bosque por lugares que no se marcaba sendero, el alfombrado de hojas acolchaba los pasos. Una congostreña primeriza, que seguramente había presenciado el “culazo” de la veterana, quiso experimentar. Aprovechó la ocasión en una pendiente para hacer pruebas. Al final lo consiguió. Nada espectacular, pero como experiencia estuvo bien. Luego comentó con su pareja, lo que se había perdido.

También había un tramo bautizado como bosque encantado. Encantado estaría antes de llegar nosotros, luego se desencantó. También recibió muchas visitas, sobre todo femeninas. Ya se sabe que ellas disfrutan con el encanto.

No podía creerlo, no podía ser, delante de nosotros estaba, sí, sí, otra vez la casita del guarda forestal, a ver si a la de trés por fin nos enteramos !! Vino a mi mente el chiste de la pulga y el motorista. Continuamos sendero abajo, pasamos por un cruce que indicaba: Travassos. No fuimos por si mordían.

Por el mismo sendero que subimos, ahora bajamos. Precioso recorrido. Llegamos a los coches pasadas las cinco.  Un amable labrador nos sonrie y dice que nos han multado por haberle dejado bloqueada la salida de la finca,  al tener un coche delante de la mimetizada puerta de la valla. 

Ahora falta la cañita… esta la tomamos en una pasteleria de Paredes, suerte que la temperatura del día es agradable y nos permite estar en la terraza. Acabamos con las existencias de  natas y casi también las de cervezas.


Desde aquí… cada mochuelo a su olivo.
¡Hasta la próxima! Abur…

La pulga y el motorista.
Pulga1 y pulga2 en un bar.
-Pulga1: ¡Achís! Ponme una copa de coñac.
-Pulga2: ¡Que trancazo!
-Pulga1: Sí, vine viajando en el bigote de un motorista y hace un frio que pela.
-Pulga2: Dónde mejor se viaja es en la parte íntima de una doncella. ¡Pruébalo!
Semana siguiente
-Pulga1: ¡Achís! Ponme una copa de coñac.
-Pulga2: ¡Que trancazo! ¿Pero no has hecho caso a mis recomendaciones?

-Pulga1: Lo hice, pero no sé qué hice mal, que me quedé dormido, y al despertar, ya estaba otra vez en el bigote del motorista.

FOTOS PATEADA 198





ENLACE PICASA ALBUM

FOTOS SOMIEDO


AL FINAL TENEMOS TODAS LAS FOTOS !! APARECIÓ LA CÁMARA DE MANUEL, AUNQUE MALTRECHA LA CÁMARA,   LA MEMORÍA AGUANTÓ, NO ERA PARA MENOS,  CON TAN BELLAS IMÁGENES.


ENLACE CON PICASA WEB

PATEADA 197



 DECIROS QUE HAREMOS LA SIGUIENTE  PARA EL 23 DE ENERO, SEGURAMENTE EN PAREDES DE COURA. INFORMAREMOS UNA VEZ DETERMINADA.

ESTADÍSTICA


Cerramos un año con récord de rutas y personas, bien es cierto que con la ayuda de otros grupos de senderismo que compartieron rutas con nosotros. 

Mantenemos una media por ruta aceptable, por encima de la histórica, con un grupo de pateadores estables por ruta, lo que se podría llamar el núcleo duro del grupo, que asegura una estabilidad del mismo.

 Agradecer la colaboración de todos aquellos que se han implicado en guiar rutas, que descarga  el esfuerzo de mantener el ritmo de salidas.

Fue una satisfacción este año ver de nuevo a  personas que hacía tiempo que no venían,  que no vuelvan a tardar tanto en volver.

Espero que el próximo año sigamos en la misma línea,  con muchos buenos momentos que compartir.


Manolo